Queridísimos todos,

Quiero cerrar este 2014 agradeciéndoles que estén aquí, cerquita, acompañándome a pensar, a sentir, a disfrutar, a crear, a indignarme... a vivir (¡qué privilegio!), y deseándoles que tengan un MARAVILLOSO año nuevo.

Que en 2015 se cumplan casi todos sus deseos, menos los de venganza. Que el tiempo corra a la medida de sus pasos. Que amen todo lo que puedan y que los amen más todavía. Que tengan algún pecho calentito donde descansar –sea fraterno, materno, amistoso o amoroso- y que las penas y las alegrías sean compartidas, para soportarlas o gozarlas. Que entre todos ayudemos a que nuestro amado México encuentre los caminos de paz que tanto necesitamos.

En pocas horas empezaré un viaje al (casi) fin del mundo en busca de un sueño. ¿No deberían ser así, acaso, todos los comienzos? Estaré desconectada durante algunos días, pero, por supuesto, todos ustedes seguirán conmigo.

¡Los quiero! ¡Muchísimas felicidades!!!



¡Felicidades!

Queridos,

Millones de gracias a todos y cada uno de ustedes por ser mis compañeros y cómplices en este maravilloso vuelo que llamamos vida.

Que tengan una hermosísima navidad y un luminoso 2015.

Que el próximo año sea generoso con todos, y sobre todo con nuestro amado y dolido México. ¡Felicidades!