Reseña sobre "Vestigios"


Vestigios de Sandra Lorenzano :: La Razón :: 16 de noviembre de 2010

carlos.olivares.baro@hotmail.com

El verso trota en los barrancos de la elipsis. Entre una discreción fónica y la dolencia se acumulan pausas que tienden a prolongar los silencios; se agolpan las ansias de una mudez primitiva. El instante, fragmento que aprisiona la presencia: sólo voces en los resquicios: sólo cifra en las estancias. Una ausencia perenne, pálida, palpitante se asoma por las rendijas: la plegaria abraza el azar que germina de la sordina. “Entre un silencio y otro no se vislumbra el infinito sino la marca / que deja el caracol en el suelo frío.” La narradora, poeta y ensayista argentina Sandra Lorenzano nos regala en Vestigio (Pre- Texto, Poesía, 2010), una suma de puntos liminares en la que lo ine- fable se vislumbra gracias a una erosión con las demarcaciones desdibujadas del lenguaje. “La palabra poética sirve para acercarse al abismo y al horror”, comenta la Vicerrectora Académica de la Universidad del Claustro de Sor Juana. Reverberaciones de José Ángel Valente y Edmond Jabés en unos vestigios de consumados pliegues: “La imagen se escapa como siempre transformada en cenizas.” Poemario rumoroso. Versos en carne viva. Cicatrices que aún tribulan por la bruma del dolor. “Un pequeño quiebre, una fisura casi imperceptible en el laberinto.” Las coplas de la autora de Saudades jadean entonaciones metafísicas quevedianas: el pasado es presencia y un es cansado nos precisa. “Había un río. Un muelle. El sol que se reflejaba en el agua / marrón. / Los nombres prendidos con alfileres o atados con hilos resecos.” El polvo, protagonista; el quebranto, usanza. “Murmullo de la sangre”. Vestigios o la hondonada que nos despierta en la desnudez remota de la infancia. Estamos en presencia de un texto de excitada luminiscencia: insomnios lenitivos. La palabra se agarra al pasado. Un habla recóndita habita el bisbiseo de los rastros. Regalamos a nuestros lectores un poema de estos vestigios de llovizna sigilosa.

Sobre la arena el viento sopla la memoria hasta dejarla sin nombre sin la historia y sin la piel muda como el instante intuido por el verbo no hay más silencio en las gargantas quebrarlo será castigo y recompensa celebración y duelo en el mínimo gesto de tu trazo.

Sandra Lorenzano

Título: Vestigios

Autor: Sandra Lorenzano

Editorial: Pre-Texto, 2010

Género: Poesía