Programa 107




La primera recomendación no es una novedad sino un clásico. Dado que hace pocos días se cumplieron 50 años de la muerte de William Faulkner, uno de los principales escritores del siglo XX, por supuesto la recomendación es que se acerquen a cualquiera de sus obras, Absalón, Absalón, Luz de agosto, El sonido y la furia, Las palmeras salvajes. La que quieran; y si es a todas ellas, mejor. ¿A poco no sería un maravilloso plan para las vacaciones?
La segunda recomendación que quiero hacerles es la novela del argentino Leopoldo Brizuela que ganara el Premio Alfaguara. El título es Una misma noche y el tema tiene que ver con la dictadura que gobernó aquel país entre 1976 y 1983. 
Y la tercera recomendación es la Poesía reunida de la zacatecana Amparo Dávila publicada por el Fondo de Cultura Económica. Un libro que hay que leer lentamente, paladeándolo, como se hace con la buena poesía.




En busca del cuento perdido




Angelina Muñiz Huberman
Traductora, ensayista, narradora y poeta, nacida en Hyéres, Francia, el 29 de diciembre de 1936. Se naturalizó mexicana en 1942. Obtuvo el doctorado en letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en lenguas romances en la Universidad de Pennsylvania y City University of New York; realizó cursos de filología y literatura en El Colegio de México.

Ha sido profesora en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (desde 1975).

Ha colaborado en Cuadernos del Viento, El Rehilete, Nueva Revista de Filología Hispánica, Proceso, Thesis, Diálogos, Vuelta, Sábado, Noaj, Hispamérica y La Jornada Semanal.

Fue becaria de la Embajada de Estados Unidos, en 1958; de El Colegio de México, de 1958 a 1962; Teaching Fellowship, University of New York, en 1968; del Programa de Estímulos a la Productividad Académica, UNAM, en 1990; del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), de 1991 a 1992; ingresó al Sistema Nacional de Creadores Artísticos en 1994.

Su obra se ha traducido a varios idiomas.

Medallas y premios obtenidos:

Medalla de Jerusalén, 1975; Medalla Comisiones dictaminadoras, UNAM, 1979; Medalla Novi Lux Orbis Quater Saecularis Anima Patriae, UNAM, 1981; Premio Magda Donato, 1972, por Morada interior; Premio Xavier Villaurutia, 1985, por Huerto cerrado, huerto sellado; Premio Internacional Fernando Jeno, 1988, por De magias y prodigios; Finalista del XVIII Concurso Internacional de Cuentos de Pola de Lena, Asturias, 1991, por Los brazos necesitan almohadas; Premio Internacional de Novela Sor Juana Inés de la Cruz, 1993, por Dulcinea encantada.

Obra publicada:

ANTOLOGÍA: Cancionero folklórico de México (en colaboración), México, El Colegio de México, 1975. La lengua florida. Antología de literatura sefaradí, México, Fondo de Cultura Económica (FCE)/UNAM, 1989. Narrativa Relativa, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), Lecturas Mexicanas, 63, 1993.

BIOGRAFÍA: Angelina Muñiz-Huberman. De cuerpo entero: el juego de escribir (autobiografía), México, UNAM/Corunda, 1991.

CUENTO: Huerto cerrado, huerto sellado, México, Oasis, 1985. De magias y prodigios, México, FCE, 1987. El libro de Miriam y Primicias, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa (UAM-I), Media Tinta, 4, 1990. Los brazos necesitan almohadas, 1991. Serpientes y escaleras, México, UNAM, 1991.

ENSAYO: La mujer mexicana en el arte (en colaboración), México, Bancrecer, 1987. Doce expresiones plásticas de hoy (en colaboración), México, Bancrecer, 1988. Las raíces y las ramas. Fuentes y derivaciones de la Cábala hispanohebrea, FCE, 1993.

NOVELA: Morada interior, México, Joaquín Mortiz, 1972.Tierra adentro, México, Joaquín Mortiz, 1977. La guerra del unicornio, México, Artífice, 1983. Hacia Malinalco, México, Oasis, 1986. Dulcinea encantada, México, Joaquín Mortiz, Novelistas Contemporáneos, 1992.

POESÍA: El mundo de la mujer (en colaboración), México, Tlaloc, 1967. Vilano al viento, México, UNAM, Cuadernos de Poesía, 1982. El ojo de la creación, México, UNAM, El ala del tigre, 1992.

TRADUCCIÓN: La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne, México, Novaro, 1964.

TRADUCCIONES Y VERSIÓN TEATRAL: Ricardo III, de Shakespeare, estrenada en 1971. Fiesta de cumpleaños, de Harold Pinter, estrenada en 1974.

Biografía de: 
http://www.exiliados.org/exilio-vivo/biografias-del-exilio-vivo/528-angelina-muniz-huberman-mexico.html


Algunas entrevistas para conocer más de Angelina Muñiz:

Angelina Muñiz-Huberman
Desnudez de la palabra
Miguel Ángel Quemain
Ver entrevista con Luz Elena Zamudio 

Angelina Huberman sobre su homenaje


Narradora, ensayista y poeta, Angelina Muñiz-Huberman recibirá este fin de semana el homenaje Protagonistas de la literatura mexicana por parte del Instituto Nacional de Bellas Artes. Nacida en Francia por accidente, como ella misma dice, la escritora recuerda su trayectoria y sus primeros años de vida.

Nota: Irma Gallo



La burladora de Toledo, de Angelina Muñiz

Agradecemos a Descarga Cultura UNAM la autorización para reproducir esta grabación.



Escuchar más de Angelina Muñiz en: http://www.descargacultura.unam.mx/app1#up





¿Recuerdan las indicaciones? Se trata de escribir una continuación para el cuento de Inés Arredondo "Año nuevo". Leamos de nuevo el cuento:

Año nuevo, de Inés Arredondo

 “Estaba sola. Al pasar, en una estación del metro de París vi que daban las doce de la noche. Era muy desgraciada; por otras cosas. Las lágrimas comenzaron a correr, silenciosas. Me miraba. Era un negro. Íbamos los dos colgados, frente a frente. Me miraba con ternura, queriéndome consolar. Extraños, sin palabras. La mirada es lo más profundo que hay. Sostuvo sus ojos fijos en los míos hasta que”… 

La primera propuesta es de Elizabeth Loeza y dice así:
...hasta que... 
Parpadee y me di cuenta que aquel hombre había sido tan solo una materialización de lo que anhelaba... una mirada de consuelo, la imagen se desvaneció y volví a quedar sola, pero con la diferencia de verme con una sonrisa reflejada en la ventana del metro. 

La segunda colaboración es de nuestro querido Víctor González, y dice:
Hasta que…
…recordé a donde lo había visto antes. Fue en un Bar, él estaba con alguien y yo con Pierre, antes de que nos separáramos. Ahora estábamos solos, era Año Nuevo y no celebrábamos, cada quién metido en sus problemas, pero él seguía sonriendo, tal vez recordando la circunstancia anterior en que habíamos coincidido. A pesar de la hora, volvimos a aquél lugar, y platicamos hasta el amanecer, el destino nos deparaba una vida en común por delante…..
Muy bueno Víctor el comienzo de esta historia de amor. Mil gracias!

Vamos ahora con la propuesta de Ali Belmonte, de Cd. Juárez .
Hasta que…

..suena la alarma, el metro se detiene abruptamente, el negro me jala de la mano para sacarme de ahí.
La gente estaba como loca, en mi desconcierto me aferré a su mano, a su brazo, a su inesperada pero rápida forma de guiarme a nosé-dónde. Corrí con la fuerza de las emociones que me ataviaban; en el exterior por fin nos detuvimos, era cualquier calle, le pedí un respiro y me senté en la acera, cuando mis latidos empezaban a regresar a la normalidad me di cuenta que una banda tocaba una canción que siempre me pone alegre, fue entonces cuando volteé a ver a mi  rescatista y comenzamos a reír a carcajadas. En su rostro vi la esperanza.

Comparto con ustedes ahora la propuesta es de nuestra amiga Claudia González:
Hasta que…

…llegamos a la estación, el metro se fue parando muy lentamente, nuestras miradas seguían enganchadas, dos seres hipnotizados por nuestras soledades y angustias. Él continuaba observándome, con esa ternura que me provocaba aún más llanto. Era la primera vez que surgía en mí este sentimiento. Enamorarme a primera vista, quizá sería la nostalgia o el sentirme tan desprotegida lo que ocasionaba tan súbito comportamiento. 
Antes de que el metro detuviera totalmente su marcha, inesperadamente, él comenzó a pronunciar un nombre, Corinne, Corinne, de por debajo de uno de los asientos, salió Corinne se aproximó a su amo y éste la engancho a una cadena, al momento que desdoblaba un bastón blanco. Corinne lo fue llevando hacia la puerta de salida, al pasar aún más cerca de mí preguntó si ya habíamos llegado a la estación “La Defensé”. Yo un poco atónita le contesté un apagado “sí”. Él se fue apartando poco a poco, moviendo aquel bastón de un lado hacia otro, hasta llegar a una de las puertas del vagón. Estas se abrieron, el hombre antes de bajar volteó mecánicamente hacía donde yo me encontraba, sólo que esta vez la mirada que imaginé enamorada ya no se posó sobre mis ojos, se dirigió hacia un punto perdido. El negro, mostrando su gran dentadura, tan blanca como el bastón, dijo con gran alegría; “feliz año nuevo, amable señorita”.

Samuel Hernández López, al que llaman “Turín”, nos envía las siguientes líneas que le dan un nuevo final al cuento de Inés Arredondo:


Sostuvo sus ojos fijos en los míos hasta que la mirada tierna y consoladora, dio paso a una tristeza profunda y de un horrible desgarramiento. Entonces me di cuenta, que mi desgracia era pasajera. Bajé en Montpellier con la vista fija. Uno y otro se necesitan, y el segundo sin el primero no hay existencia. Solo una vida efímera y miserable. 
Gracias Turín! Como decía el gran Octavio Paz
Para que pueda ser he de ser otro,
salir de mí, buscarme entre los otros,
los otros que no son si yo no existo,
los otros que me dan plena existencia.

La última colaboración que leeremos hoy es la de Julio César Bravo Ramos. Dice así:
... hasta que nos convertimos en pupilas dilatadas; disueltas en la penumbra del túnel. Jugando a las caricias que no se dan, se imaginan. Y así, se despidió de mí, con un suave beso palpitante en la mirada.


Nos quedan aún en el tintero varios finales enviados por ustedes que les prometo leer la próxima semana. Y si alguien más quiere sumarse con su propia propuesta, háganlo enviándomela a nuestro correo: enbuscadelcuento@yahoo.com.mx